Alistar el corazón en Navidad

comprador-compulsivo-compradora-compulsiva-promocao-liquidacao-desvio-genetico-gen-mark-ellwoodTodos parecen estar alegres. Hay mucha gente en las calles, los comercios cierran más tarde, la comida abunda y las invitaciones y regalos se multiplican. ¿El motivo? La navidad.  Las casas están listas, muchos han comprado ropa para estrenar, la fiesta es contagiosa. Pero ¿sabemos realmente qué celebramos?

La navidad no es cuestión de comprar y vender. No es asunto comercial ni de mercadeo.  La navidad no se rige por las luces de colores, ni por la nieve, ni por el árbol, ni por el simpático abuelo vestido de rojo.  Todo eso es accesorio, no es el centro.v14j

En medio de tanta fiesta, me da miedo que olvidemos lo esencial.  La navidad es un niño que representa la solidaridad de Dios, que se hace uno-de-los-nuestros.  Es la grandeza hecha pequeñez, el amor hecho carne, la esperanza que grita al cielo con voz de bebé.

En la teoría vamos bien. Todos lo sabemos y lo profesamos, en cierto modo.  Sin embargo, debemos hacer vida lo que creemos.  Como Dios lo ha sido con nosotros, hemos de ser solidarios con los demás.  Compartirnos. Abrir el corazón, ayudar, ser instrumento de Dios para hacer el bien.

430951_384292098327463_1710573975_nDe nada sirve tener la mesa llena en navidad si hay personas con hambre en las calles.  De nada sirve iluminar la casa con miles de lucecitas si el corazón está en oscuridad y tiniebla.  De nada sirve desear feliz navidad si no soy capaz de construir la paz en mi propia familia y comunidad.  ¿De qué sirve tener tanto si por dentro estamos vacíos?

Por eso, recuperemos el sentido de la navidad.  Rescatemos en nuestro hogar el encuentro familiar, el perdón, la generosidad y la solidaridad.  Hagamos que este tiempo nos una.  Que no sean los centros comerciales los que nos convoquen, que no sean las compras lo que nos preocupen.  Abramos la Biblia, oremos, acerquémonos al que ha querido poner su morada en medio de hombres y mujeres.

Immagini 002

El nacimiento del niño es la apuesta de Dios por nosotros. Aunque haya abortos, aunque haya guerra, aunque la muerte nos visite con su fuerza destructiva… No hay mal que sea mayor que el amor de Dios.  No todo está perdido.  Hay esperanza y fuerza para seguir avanzando.  Nos toca recordarlo y anunciarlo. Eso sí que vale la pena celebrarlo.   Que no nos baste con tener feliz navidad.  Hagamos que esta navidad también sea feliz para otros.

2 pensamientos en “Alistar el corazón en Navidad

  1. Excelente mensaje de navidad, que nos hace reflexionar con cada palabra. Realmente es el verdadero sentido que debemos darle a la Navidad.Bendiciones a todos!!!

  2. Es verdad, lo escuchamos pero dentro del bullicio, caemos en la tentacion y olvidamos la RAZON DE LA NAVIDAD, gracias Padre Bryan, hacernos conciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *