Vigilantes

7702_abogado-penalTenemos suficientes motivos para querer ignorar las noticias.  Guerras en buena parte del mundo, hambre, migraciones, violencia y asesinatos.  Los líderes políticos no animan mucho que digamos. A pesar de los esfuerzos, el cuidado de los recursos naturales no es una prioridad. Y las religiones parecen no aportar muchas soluciones. En casos extremos, pueden ser fuente de fanatismo y odio.

Una persona sensata nos puede invitar a ver otra parte de la realidad.  Hay mucha gente que tiene trabajo. El voluntariado sigue vigente en jóvenes y adultos (sí, aquellos que deciden compartir con otros, sin cobrar un centavo).  La tecnología y la ciencia están buscando soluciones. La erradicación de los problemas mundiales están en agenda para muchos países. Entonces ¿está el vaso medio vacío o medio lleno? Depende del lado que estemos trabajando.medio lleno medio vacio

El profeta Isaías nos habla de aquellos que se han extraviado del camino, los que han endurecido el corazón. Son los que se marchitan, los que no dan fruto.  Los indiferentes, los que viven solamente para sí mismos y cierran sus ojos a los demás.  Es muy fácil olvidarnos del mundo que existe fuera de casa.  Fijar la mirada exclusivamente en celulares, tablets y pantallas.  Ya sabemos que un tuit contra la pobreza no es solidaridad si no va acompañado de una acción concreta. Le gustaría ayudar a los necesitados. Ya les di un like

La invitación en adviento nos sitúa del otro lado de los indiferentes.  Es cierto que “yo solo no puedo cambiar el mundo”, pero no podemos dejar de hacer el bien en la parte del mundo que nos corresponde.  Decidimos si propiciamos la guerra en el hogar o si buscamos soluciones para pacificarnos. Decidimos si gastamos el aguinaldo exclusivamente en nosotros o si compartimos con otros que necesitan. Decidimos si las malas noticias son motivo de eterno agobio o momento para buscar nuevas fuerzas para seguir luchando.

Ser vigilante es no rendirse ante las malas noticias, por abundantes que sean.  Es luchar por la vida, aunque las estadísticas hablen de muerte. Es apostar por el perdón y no resignarnos a odiar, incluso teniendo razones válidas para hacerlo. Permanecer vigilante es ser luz en medio de cualquier oscuridad.  Es mantener encendida la llama de la esperanza y no ceder a la desesperación. 31177_120192511353574_101831186523040_107375_1524364_n

Este tiempo es propicio para repensar. ¿Estamos dormidos, aletargados, somnolientos? ¿O estamos despiertos, vigilantes y espabilados? La lectura dominical nos invita a estar en vela.  Atentos.  Es probable que decidamos decorar la casa, colocar luces y adornos especiales. Hagamos lo mismo con el corazón y con la familia: decoremos con las buenas obras, coloquemos la luz de la generosidad y adornemos con la belleza de la esperanza.

Primer Domingo del Tiempo de Adviento

Lecturas Dominicales I Domingo Adviento 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *