Motivos para alegrarse. IIIdomAdv

Cuando viví en Nicaragua, me tocó visitar a una anciana en el hospital. Los médicos le daban muy poco tiempo de vida, pero no parecía importarle del todo. Después de compartir la unción de los enfermos, ella tomó mi rostro con sus manos y dijo: “¡Me siento muy feliz! Que usted esté acá me recuerda que Dios sigue pensando en mí”. Con un nudo en la garganta volví a casa cural. La señora no imaginó que sus palabras eran instrumento para darme alegría, en medio de una fuerte crisis en mi sacerdocio.

Ella tendría “razones válidas” para deprimirse, entristecerse y dejarse morir.  Sin embargo, en su corazón, débil por los años, había abundante vida. Había esperanza, había fe. Ella fue buena noticia para mí, que también tenía “razones” para hundirme.  Su corazón fue alegría, como un oasis que calma la sed en medio del desierto. La ternura de Dios la vi en sus ojos esa tarde. Me sentí un poco avergonzado por la preocupación que tenía, al conocer la difícil situación de ella y el ejemplar manejo que estaba haciendo. Son lecciones que no aprendemos en las aulas.

Y es que en medio de nuestras tormentas, corremos el riesgo de perder el rumbo.   Los diluvios existenciales, las nevadas emocionales amenazan el calor del interior.  Ahí es donde surge fuerte la palabra de Pablo: “estén siempre alegres…” (1Tes. 5,16). La alegría interior no se reduce a una sonrisa perpetua (que mal no cae), sino a una manera de mantener la paz en medio de toda circunstancia. Es como una forma de vivir el aguacero sin dejar la mitad de la vida en él. Cuidar la alegría, no dejar que se apague esa llama internamente.

La frase que le sigue es “oren constantemente” (1Tes. 5,17), es decir, lo que no tengo lo pido. ¿Me falta paciencia? ¿Me desespero? ¿Me agobio con facilidad? Una clave importante es saber pedir ayuda oportunamente.  Hablo con Dios, de amigo a amigo. Me desahogo. Establezco comunicación. Y me acojo también a mi confidente, ese amigo o familiar que tiene el suficiente cariño para escucharme. En medio de las dificultades una tentación común es el aislamiento.

La tercera invitación de Pablo es “en todo, den gracias de  corazón” (1Tes. 5,18). La alegría no cabe en un corazón ingrato.  Dar gracias es sonreír con el alma.  Quien comparte agradecimiento deja abonada la tierra para sembrar nuevamente. Ojalá empleáramos nuestra memoria para recordar las cosas buenas que hemos recibido y no para almacenar solamente heridas y resentimientos pasados. Agradecer es compartir de vuelta un poco de la bendición que llega a nuestra vida.

Estar siempre alegres, ser constantes en la oración y dar gracias de todo corazón son actitudes geniales para nuestro tiempo en general y para el adviento en particular. Ser buena noticia, vendar corazones desgarrados, generar libertad para quien se siente esclavizado, desbordar de gozo por el amor de Dios, son otras pistas que nos da Isaías para vivir auténticamente la fe.  Son motivos para alegrarse y motivos para dar alegría. La anciana del hospital compartió su alegría. Esa alegría es hoy para mí como un tatuaje en el corazón.

 

¿Dónde están los que se suicidan?

frutrsacionokUn familiar, un amigo, se ha suicidado.  Ha decidido poner fin a su existencia.  Al dolor de la muerte hay que agregar el dolor de la impotencia, la frustración, el enojo que esta situación puede acarrear.  Surgen infinidad de preguntas y el abismo se abre paso en la propia vida, hundiendo todo a su paso.

Entre esas preguntas hay un planteamiento que debemos abordar desde la fe: ¿Dónde están los que se suicidan? ¿Qué pasa con ellos? ¿Merecen el castigo de Dios? ¿Están en el infierno?

MIEDO-3Para acercarnos a ese tema, debo antes dejar en claro un término: pastoral del miedo.

La pastoral del miedo ha sido durante mucho tiempo una actitud errónea para lograr la conversión, adhesión y fidelidad de los creyentes.  Historias terroríficas de condenados, demonios con olor a azufre, infierno de aceite hirviendo en espera de los que no guardaran la fe.  El fin era bueno, pero los medios no tanto.  Quisiera decir que en el Siglo XXI se ha superado dicha actitud, pero desgraciadamente aún permanece en la memoria colectiva fuertes marcas de la pastoral del miedo. Hay iglesias y pastores que engrosan sus filas amenazando con esta actitud.

35433_134225453271745_133228760038081_270741_2697385_nLa pastoral del miedo no logra creyentes maduros, sino servidores atemorizados.  No se sigue a Dios por amor, sino por pánico.  No se acerca a la Iglesia por atracción para dar vida, sino para cumplir ciegamente una ley para evitar el castigo.  Esta actitud se parece más a los fariseos del Evangelio[1] que al padre misericordioso que abre los brazos al hijo que consideraba perdido[2].

Ha sido la pastoral del miedo la que empujó durante mucho tiempo a cerrar las puertas a los que se suicidaron, incluso los cementerios e iglesias.  Es la pastoral del miedo la que sigue anunciando fuego y castigo eterno.  Técnicamente el miedo serviría de freno de mano para aquel que intentara suicidarse.  Ya vemos que no es cierto. 580392_435457733158119_1146780549_n

 

 

¿Qué podemos, entonces, decir hoy? Lo primero, es que todos seguimos en las manos de Dios[3].  Que nadie tiene el derecho de ocupar su lugar para criticar, juzgar, o peor aún, condenar[4].  Segundo, el que se suicida sigue siendo un hijo de Dios y aunque haya realizado un acto de tal magnitud es Dios quien conoce sus motivaciones últimas.  Tercero, si se ha derramado la sangre de Jesús por la salvación de los pecadores, ¿por qué habría de negarse dicha salvación a estos hermanos? ¿Es más grande la debilidad de los que caminaron esa senda que el amor de Dios? De ninguna manera.

10440805_10154844124645597_6997374044070394640_nLa imagen del Dios castigador ha sido superada desde hace mucho tiempo.  Aunque en la Palabra de Dios leamos pasajes en los que se refiere a dicha imagen divina, hemos de recordar que Dios nos da el intelecto para que progresemos en el conocimiento de su amor y su voluntad.  En alguna parte de la Biblia se acepta la esclavitud y se pide apedrear a quien comete adulterio. Esto es hoy inaceptable para cualquier iglesia que se considere seria. Hemos de madurar entonces nuestra fe, e ir compartiendo la imagen de Dios que nos da Jesús: un padre amoroso.

padre-hijo-1Este padre amoroso es el que se transparenta en el Evangelio.  Recordemos el pasaje de la mujer adúltera de Juan 8.  Aunque para los que le llevan a presencia de Jesús había razones válidas para apedrearla y darle muerte, según la ley que ellos profesaban y el contexto en que vivían, la actitud de Jesús no es condenatoria.  Al contrario, no solo no la juzga, sino que le da una nueva oportunidad.  Y no solo a ella, sino también a los que llevaban piedras en la mano.  Ojalá aprovechemos hoy esta oportunidad: primero, alejarnos del juicio, la crítica, el cuestionamiento ante quien se suicida y su familia.  Y segundo, confiar con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas, en la misericordia de Dios.

¿Dónde están los que se suicidan? En las manos de Dios.

 

Notas:

[1] Jesús en Mateo 23, 13 dice  “¡ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes cierran a la gente el Reino de los Cielos. No entran ustedes, ni dejan entrar a los que querrían hacerlo.” Y más adelante en el versículo 27 vuelve a insistir:  “ Ustedes pagan el diezmo hasta sobre la menta, el anís y el comino, pero no cumplen la Ley en lo que realmente tiene peso: la justicia, la misericordia y la fe. Ahí está lo que ustedes debían poner por obra, sin descartar lo otro

[2] La parábola del Padre Misericordioso (antes llamada “del hijo pródigo”)  la encontramos en Lucas 15, 11-32

[3] Para hablar de la imagen amorosa de Dios, podemos citar los siguientes textos:  Isaías 49, 15; Juan 3, 16; 1Carta de Juan 4, 6-11

[4] El apóstol Santiago nos dice “Hermanos, no se critiquen unos a otros. El que habla mal de un hermano o se hace su juez, habla contra la Ley y se hace juez de la Ley. Pero a ti, que juzgas a la Ley, ¿te corresponde juzgar a la Ley o cumplirla? Uno solo es juez: Aquel que hizo la Ley y que pude salvar y condenar. Pero, ¿quién eres tú para juzgar al prójimo?”  St. 4, 11-12